Zingo (el bingo de las imágenes)

Salva Atención, memoria y reflejos, Dominós, "memos" y loto, Juegos de mesa, Vocabulario y pictogramas 0 Comments

Llegó a casa el Zingo, parecido al bingo de toda la vida sólo que, en lugar de números tenemos dibujitos y, en vez de bolitas, hay una especie de fichitas de plástico duro que van saliendo de un cacharrito que gusta mucho a los peques. También incluye varios cartones de juego que no son de cartulinita blanducha ni de cartoncito del malo. Todo lo contrario, son muy rígidos y gorditos, a prueba de manitas pequeñas e inquietas.

Tanto los cartones como las fichitas vienen por un lado en español y por el otro en inglés. De momento, nosotros jugamos con la versión española. Igual un día de estos nos da por cambiar a ver qué tal.

zingo_IMG_1283_r

¿Cómo se juega?

Se colocan todas las fichas de plástico dentro del aparatejo, con cuidado de ponerlas todas en la posición correcta para que el chisme no se atranque.

Cada jugador escoge un cartón y ¡¡comienza la partida!! El binguero (más bien la binguera, porque casi siempre me lo pido yo 😉 ) desliza el aparatito hacia delante (para que salgan dos fichas) y vuelta hacia atrás (para que las dos fichas que han salido queden visibles). Si algún jugador tiene en su cartón alguno de los dibujitos que han salid en las fichas, tiene que decir rápidamente en voz alta el nombre del objeto en cuestión. Después, coge la fichita y la coloca en su cartón de bingo en el sitio correcto.

Preparados, listos...

Preparados, listos…

Si hay dos jugadores que gritan el nombre del objeto, se queda la fichita el que haya sido más rápido en decirlo. En caso de duda, nosotros decimos que “para nadie”, y descartamos las fichas.

Las fichas que no se han elegido y se descartan, se vuelven a meter en el cacharrito azul por las dos rajitas que tiene en la parte superior.

Y, ya se sabe, el primero en completar su cartón, canta ¡Bingo! y es el ganador.

Como veis, es una adaptación del juego clásico pero le añade emoción al tener que estar los jugadores pendientes de las fichas que salen para nombrarlas lo más rápidamente posible.

Daniela y Simón mano a mano

Daniela y Simón mano a mano

En las fotos, vemos también a Daniela, la amiguita de Simón, tan contenta disfrutando de este juego… De hecho, ella dice que, de todos los que le hemos enseñado, es uno de sus favoritos. 🙂

Edad recomendada

Con 3 años y medio, Martín juega perfectamente. Creemos que a partir de tres años ya se sabe jugar, aunque todo depende del niño, claro está.

Tipo de juego

Azar y reflejos. No cooperativo.

A destacar

Los materiales son de buena calidad. Sirve para trabajar la concentración y los reflejos. Y no deja de ser un juego muy divertido.

¡OJO!

La abuela lo probó ayer y quería repetir una y otra vez… ¡¡es peor que los nietos!!  😆

Hay varios juegos Zingo

Te recomendamos los siguientes:

  • El que hemos probado
  • Para formar palabras en inglés
  • Para trabajar con números y cantidades
  • Para trabajar las horas

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *