El reloj para medir el tiempo de forma visual (Time Timer)

Salva Orientación espacio-temporal, Razonamiento y aprendizaje 0 Comments

¡Hola! A “petición popular”, os vamos a enseñar el reloj Time Timer.

Sí, es cierto que cuesta un pastón para ser un reloj. De hecho nosotros le dimos un montón de vueltas al tema antes de comprarlo. Bueno, pues no nos arrepentimos ni una chispita.

Ya es un miembro más de nuestra familia

Ya es un miembro más de nuestra familia

Ya sabemos que la noción del tiempo es algo súper abstracto, y más para niños como Simón. Pero gracias al relojito este, lo puede visualizar y comprender muy bien.

El reloj es ligero, tiene un asa para transportar fácilmente y resiste a porrazos de los niños (damos fé de ello 😉 ) En lugar de tener agujas, tiene una esfera roja que te muestra el paso del tiempo. con la ruedecita central, tú abres la esfera para establecer el intervalo temporal que necesites. Y, conforme va transcurriendo el tiempo, la esfera roja va desapareciendo. Cuando se esconde del todo, suena un pitido suave. Además, no provoca distracciones ya que no emite ningún tipo de Tic-Tac ni cualquier otro sonido mientras el tiempo corre.

Las utilidades del reloj este son infinitas:

-en clase, cuando hay examen, para que los niños vayan viendo el tiempo que les queda y se vayan organizando;

-en casa, para rutinas como por ejemplo lavarse los dientes, tiempo de ver la tele, etc

para los niños con necesidades educativas especiales: les cuesta trabajo entender la noción del tiempo; esta es una forma genial para que comprendan lo que significa, por ejemplo, 5 minutos más, de una forma visual.

Nosotros lo usamos en casa casi todos los días. Y la verdad es que nos hemos ahorrado más de una rabieta gracias al reloj. Por ejemplo, si Simón se pone a hacer una construcción con sus fichas de Lego o a dibujar, hasta que no termina no hay manera de hacer nada. No comprende que es la hora de comer, de irse a la cama o de marcharse al cole. Antes, lo teníamos que arrastrar a la fuerza y la verdad es que era muy duro.

Ahora, ponemos el reloj y le decimos: mira Simón, éste es el tiempo que te queda para construir (o dibujar); cuando se acabe el tiempo, hay que irse al cole (o a la cama). Él lo entiende perfectamente. Se queda contento porque lo hemos dejado seguir con su actividad un ratito más. Pero es consciente de que tiene un tiempo que se acaba y que luego ya no hay más y toca hacer otra cosa.

Poniendo el tiempo que le queda para jugar

Poniendo el tiempo que le queda para jugar

 

También lo usamos para otras cosas como por ejemplo, para recoger. Cuando no quieren guardar sus juguetes, sacamos el reloj y les decimos: éste es el tiempo que tenéis para guardar. Cuando se acabe, lo que quede por los suelos, venimos con una bolsa de basura y lo tiramos. ¡¡Es súper eficaz!! ¡¡Se ponen a guardar a la velocidad de la luz!!  😆

O por ejemplo, cuando se portan mal y hay que castigarlos: les ponemos el reloj 3 minutos (o lo que sea) y les decimos que, hasta que no se ponga el reloj entero en blanco, no se pueden levantar y seguir jugando. El método es mucho más efectivo que enfadarnos con ellos y acabar todos a gritos 😉

reloj cuenta atras_IMG_2290_r

Cuando sean más mayorcitos, pensamos utilizarlo también con los deberes: le pondremos un tiempo a Simón para acabar una tarea y que así aprenda a organizarse mejor.

¡El reloj forma ya parte de nuestra familia!

¡Ah! Es cierto que venden algún reloj más de este tipo más barato, pero es de imán y creo que no es para niños. A nosotros lo del asa para llevarlo a cualquier parte nos gustaba más. Además, como los otros no los hemos probado, no podemos opinar sobre si son buenos o no.

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *