Los delfines musicales

Raquel Agua y baño, Juegos táctiles y multisensoriales, Juguetes, Motricidad fina, Soplo 0 Comments

¡Ay,el juguete los delfines musicales! Forma parte ya de la familia. 🙂

Estos animalitos llegaron a casa hace muuuucho tiempo. Creo recordar que Simón tenía 2 añitos y Martín era un bebecito aún. Y, desde entonces, no hay día en el que no jueguen con ellos de una forma u otra.

El juguete consiste en 8 delfines de plástico duro de diferentes colores y con diferentes expresiones faciales. Además, cada delfín trae un flotador de su color correspondiente. Los flotadores se enganchan entre sí. Y los delfines hacen “música”: si los colocas en la bañera, dentro de sus flotadores, y presionas un poquito hacia abajo, cada uno emite un silbido (nota musical) diferente.

Además, si soplas por la cola del delfín, también hacen ruido.

De esta última manera ayudan mucho a desarrollar el soplo, algo muy importante para la pronunciación de algunos fonemas. Aún recuerdo que a Simón le costó muchísimo aprender a soplarlos para que sonaran y, cuando veía que su hermano pequeño ya lo sabía hacer, le daba un coraje… Así que insistió e insistió hasta que lo consiguió. ¡Qué contento estaba el día que su delfín sonó por primera vez!

Los animalitos estos han salido bien buenos. Tenemos otros muchos juguetes de baño a los que al final les ha salido moho. A estos no les ha pasado nada de eso. Y eso que se vayan absolutamente todas las veces con alguno de ellos.

Además, se han llevado diez mil porrazos, han ido a la playa, a la piscina… Pues no tienen ni una rajita y las caritas aún no se les han borrado.

Y, para los juegos de rol, a Simón le han venido fenomenal. Ha jugado a que son sus amigos, a que él es el profe y los delfines los alumnos, a que él es el cocinero y los delfines piden la comida… Y tantas otras cosas que ya ni me acuerdo.

delfines_IMG_3048_r

También le hemos sacado mucho partido al hecho de que cada delfín tenga una carita diferente. Simón les asigna emociones diferentes según sus caras: éste se está riendo, éste otro está feliz, éste está dormido, éste está un poco loco  😆

Y, para rematar, también nos sirven para la motricidad fina, ya que lo de encajar y desencajar los flotadores no es tarea fácil para Simón…

Raro es el día que mis peques no duermen con alguno de los delfines, o se llevan alguno en el coche, o a casa de los abuelos…

Así que, ¿qué más le podemos pedir a un juguetito de bañera? Y eso que, cuando lo trajeron los Reyes de hace unos cuantos años,  pensamos que se aburrirían de él en seguida… ¡Qué equivocados estábamos! Los Reyes saben muy bien lo que se hacen 😉

Edad recomendada

La caja indica para mayores de 1 año.

A destacar

Para trabajar el soplo, los colores, la motricidad fina, la percepción musical… ¡¡y para pasárselo muy bien!!

 

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *