Los cazadores de huevos de Pascua

Salva Manualidades, Ocasiones especiales, Orientación espacio-temporal 0 Comments

huevos pascua_2015-04-04 17.06.44_r

Todo a punto

Ya pronto llegan las vacaciones de Semana Santa y estamos desando porque pensamos repetir el jueguecito que nos inventamos el año pasado y que fue un éxito. Lo llamamos Los cazadores de huevos de Pascua. La última vez lo pasamos tan bien que repetimos el juego dos días diferentes para poder hacerlo con más niños. Y este año ya andamos pensando a qué niños invitar…

Una amiga me comentó que, como estuvo tan divertido, debería incluirlo aquí, por si alguien lo quiere hacer en su casa este año. Y como mi amiga es muy sabia, pues le voy a hacer caso. 😉

La idea original era rellenar huevos de plástico con huevecillos de chocolate y dejarlos por el patio, jardín, terraza o por las habitaciones de la casa que vosotros elijáis para hacer el juego. (Nosotros lo hicimos en el patio)

Sin embargo, lo que no nos gustaba de esta idea es que, si había niños de distintas edades o de distintas capacidades, algunos se los llevarían todos y otros se quedarían sin nada.

huevos pascua_2015-03-29 13.32.25_r

Los huevecitos están esperando

Entonces, modificamos el juego de manera que todos cogieran los huevos que les correspondían a la vez que repasaban conceptos (formas, números, letras, operaciones matemáticas) según edad o conocimientos.

Os contamos primero los MATERIALES que necesitáis (al final del artículo, incluimos enlaces de algunos de estos materiales, por si no los tenéis y los queréis comprar para hacer el juego):

huevos pascua_2015-03-29 14.06.28_r

Las hueveras de los participantes

  • hueveras de las de cartón de toda la vida. Hacen falta de distintos tamaños. Si tenéis pensado hacerlo con niños pequeños, con las de 6 o 12 huevos os vale. Pero si lo queréis hacer con niños más mayorcitos, mejor con las hueveras de las grandotas (esas que tienen en el mercado; a nosotros nos las dieron el año pasado en la carnicería 🙂 )
  • papel verde para decorar y tijeras (si son de las de hacer flecos, mejor)
  • pistola de silicona
  • rotuladores permanentes
  • gomets de distintos colores
  • huevos de plástico rellenables
  • cartulina grande y fotos de los niños que vayan a participar en el juego
  • huevecitos de chocolate de los pequeñitos (¡muchos!) y cualquier otro regalito pequeño que queráis meter en los huevos.
  • Un gran huevo de chocolate o cualquier otra cosa que queráis que sea el premio final.
  • cubos de plástico o cestitas de mimbre (para llevarse la “cosecha” a casa)
  • pegatinas de Pascua y de letras para decorar.
  • banderines de plástico, farolillos o cualquier otra cosa para adornar el sitio donde hagáis el juego (así a los niños les resulta todo más especial)

Cómo montar el juego:

Lo primero que hay que hacer es preparar las hueveras. Nosotros las decoramos con papel craft verde cortado en flecos (como si fuera césped). El papel lo pegamos con la pistola de silicona alrededor de las hueveras para que aguante bien la energía de los niños terremotos. Luego le pusimos pegatinillas de flores o de los conejitos y pollitos típicos de Pascua para que queden más monas.

Después, según la edad y el número de los niños que van a participar, escribimos cosas diferentes dentro de las hueveras y en los huevos de plástico (un dibujo por huevo de la huevera y un dibujo por huevo)

-formas geométricas simples (cuadrado, corazón, círculo…) si los niños son muy pequeñines.

-números (nosotros los usamos con los de dos y tres años)

-letras (nosotros las hicimos para 4-6 años)

-para los más mayores, podéis seguir con las letras o complicarles la cosa un poco más para que repasen otros conceptos. Por ejemplo, escribir en cada hueco de la huevera una multiplicación de la tabla del número que sea (8×1, 8×2…). En este caso, en el huevo habría que escribir los resultados de las multiplicaciones que hemos puesto en los huecos de la huevera (8, 16…)

Al final, tenemos que tener tantos huevos como huecos de hueveras vayamos a usar.

huevos pascua_2015-03-30 21.53.27_r

Los buscadores en acción

Pero, ¿qué pasa si hay más de un niño con huevera de números, de letras, de formas o de operaciones matemáticas? Pues entonces lo que hicimos fue añadir colores. Por ejemplo, nosotros teníamos a dos niños con hueveras de letras: Simón y un amiguito suyo. Pues Simón era el color rojo y el amiguito, el azul. Así que hicimos dos series de huevos con letras: a una serie le pegamos un gomet rojo y a la otra, un gomet azul. Y ya está, arreglado.

Luego vimos que, con la emoción de buscar los huevos, a los niños se les olvidaba qué es lo que tenían que buscar. Así que, en una cartulina grande, pusimos una foto de cada niño y, al lado, lo que tenían que buscar (por ejemplo: foto de Simón: A B C… y luego un gomet rojo). Y pusimos la cartulina en un sitio bien visible del patio para que la pudieran mirar en cualquiero momento.

Una vez que tengáis listas las hueveras y los huevos, rellenáis los huevos con lo que más os apetezca (nosotros vamos a usar este año huevecitos de chocolate pequeñitos, pollitos de esos de Pascua y quizá también algún tampón de conejitos o pollitos de Pascua). Y, ale, a “esturrear” todos los huevos.

Cuando llegan los niños y ven todos los huevos… ¡¡¡se vuelven locos!!! No os quiero ni contar el año pasado, que cerramos el patio mientras venían los amiguitos. Mis pequeños asomados por la reja del patio mirando los huevos con una ilusión y gritando que vinieran los niños, que querían salir… ¡¡qué larga se nos hizo la espera!!  😆

Para rizar el rizo aún más, una vez que todos los niños han llenado sus hueveras con los huevos correctos… ¡¡hay premio!! (un huevo de chocolate grande o lo que queráis vosotros). Nosotros lo que hicimos fue que, al niño más mayor, que ya sabía leer, le dimos la “carta de la pista” (un sobre que contiene una nota con pistas para encontrar el premio final). Es genial ver al niño más mayorcito leyendo con mucha ilusión y a los pequeños todo atentos de lo que dice el mayor…

huevos pascua_2015-04-04 18.43.32_r

Recogiendo la “cosecha”

Después de todo este rato de carreras y emociones, resulta que los niños están ya como una moto. Así que, la segunda vez que hicimos el juego, se nos ocurrió añadir algo más al final para calmar un poco la cosa: la hora de las manualidades.

Les dijimos que tenían que vaciar sus huevos y que, para poder llevarse todo lo que había dentro a casa, necesitaban una cesta de Pascua. (Así los huevos de plástico y las hueveras se os quedan en casa y, para otro año, no las tenéis que volver a preparar ni comprar). También les dijimos que, como eran unos grandes artistas, tenían que crear su propia cesta de Pascua.

Entonces, les dimos unos cubos de plástico y muchas pegatinas de letras (para que pegaran su nombre) y de flores y temática de Pascua. Así, les quedaron unas cestitas de Pascua monísimas, que llenaron con todos sus trofeos.

También podéis añadir cualquier otra manualidad que se os ocurra. Nosotros hicimos también coronas de Pascua (nuestro peque no se quitó su corona en tres días  😆  )

Y, nada más.

En casa fue un éxito. Cada vez que lo hicimos, pasamos una tarde divertidísima. Y estamos deseando repetir.

Si lo probáis, ya nos contaréis qué tal…

Buena suerte y…

¡¡qué empiece la caza de huevos de Pascua!!
Encuentra en Amazon lo que necesitas

Te facilitamos enlaces a Amazon para todo lo que puedas necesitar. ¡Anímate a montar tu propia caza de huevos de Pascua!

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *