El juego de los clavitos

Salva Manualidades, Motricidad fina, Puzzles y encajables 0 Comments

¡¡A trabajar, pequeños carpinteritos!!

Aquí traemos hoy un juego muy divertido a la vez que útil para la psicomotricidad fina: el juego de los clavitos.

clavitos_IMG_1403_r

Os enseñamos los dos modelos que tenemos, ya que los solemos sacar los dos a la vez para jugar.

El de Djeco (el de las naves espaciales) viene presentado en una caja de cartón de muchísima calidad, súper rígida y con compartimentos para echar las fichitas (las cuales son de madera, muy bonitas y con dibujos llamativos), los clavos, el martillito azul y las distintas tarjetas a modo de guía o patrón para que los niños las copien. Trae también un panel de corcho mediano-pequeño, pero muy grueso.

clavitos_IMG_1398_r

Nota: nosotros tenemos el modelo de los cohetes, pero el enlace de compra que adjuntamos aquí es para el modelo de coches, ya que el de cohetes no estaba disponible. Es igual de bueno y bonito.

clavitos_IMG_1414_r

El otro modelo se presenta en una caja más malilla, de cartón menos resistente y que encaja peor (nosotros solemos ponerle una gomilla a la hora de cerrarla para asegurarnos de que no se abra y se desparrame todo el contenido).

Sin embargo, este modelo más cutrecillo tiene más éxito en casa ya que trae, en lugar de un martillo, dos; el panel de corcho, aunque más finito, es más grande. Y tiene muchas más fichas y clavitos que el otro. Eso sí, las fichas no están tan decoradas como las de Djeco (casi todas son formas geométricas lisas). Y las tarjetas a modo de ejemplo son más escasas y menos resultonas.

clavitos_IMAG1705_r

Lo que pasa es que Simón tiene mucha imaginación y a él no le gusta seguir los patrones que vienen en las cartas, sino crear sus propios modelos. Para eso, le viene mejor la segunda caja (la cutrecilla), ya que al haber un mayor número de fichas y al ser la superficie de corcho mayor, tiene más posibilidades para crear sus propias obras de arte.

clavitos_IMAG1709_r

Total, que para regalar en un cumple, queda más bonito el de Djeco. Pero para jugar en casa, si tu peque es muy imaginativo y no le gusta seguir el patrón, quizá sea mejor la opción un poquito más cutre (pero ¡ojo!, que está chula también)

La elección depende ya un poco del gusto de cada uno. En cualquier caso, las dos cajas traen más clavitos que fichas, lo cual es un punto positivo por si se pierden algunos.

Lo que sí es seguro es que el juguete es un éxito. Eso de verse como pequeños carpinteros les hace sentirse mayores y muy importantes 🙂

¡Un acierto seguro!

clavitos_IMG_1418_r

Edad recomendada

A partir de 4 años es lo que se indica. Simón lo maneja bien desde que tiene 5 años (ya agarra bien el clavo y no se golpea los deditos con el martillo). Con el peque, que ya tiene 3 años y medio, aún no lo hemos probado. Ya os contaremos cuando se estrene en el noble arte de martillear…

A destacar

Juguetes de buena calidad (todas las fichas son de madera, al igual que los martillos). Ideal para trabajar la concentración y, sobre todo, la motricidad fina.

NOTA: Por alguna extraña razón, este juego se vende a un precio abusivo. Os recomendamos la segunda opción, que es igual o incluso más divertido que el primero (como ya hemos comentado antes)

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *