Desde nuestra experiencia personal…

En cuanto a las edades:

En muchos de los juegos y juguetes que incluimos, hemos indicado una edad. Esta edad es sólo orientativa. Nosotros sólo señalamos la edad a la que esos materiales han funcionado bien con nuestros niños.

Pero cada niño es un mundo. Nadie mejor que los propios papás y mamás para saber si sus niños ya están listos para esos juegos o aún les falta un poquito.

Por eso hemos intentado explicar todo el material lo mejor posible, de manera que podáis entender de qué va cada actividad y decidir si vuestros peques ya están preparados para disfrutar de ella.

¡Ojo! Muchas veces os sorprenderán 😉

Y otras cositas a tener en cuenta:

A veces, es buena idea modificar un poco las reglas de los juegos o incluso inventarse reglas nuevas para adaptarlas a los gustos o las necesidades de vuestros peques. Lo importante es que se enganchen al juego, que disfruten y que sean un poquito más felices. Y si para eso hay que inventarse por ejemplo que hay tres ganadores en lugar de uno, pues estupendo. O si hay que hacer un poquillo de trampas disimuladas para que ganen alguna vez, pues a trampear 😉

Como ya sabéis, lo mejor para jugar con los peques es derrochar alegría, hacer un poco el payaso y no tener vergüenza por hacer el ridículo. Además, en muchos juegos podéis cambiar de roles (ser piratas en el juego de los piratas o granjeros en el juego de las gallinas). Los niños se divierten mucho más (y los papás también) y el momento de jugar a juegos de mesa en familia se convierte en la hora del día más especial para los peques.

Lo que hemos conseguido en casa:

Desde que empezamos a jugar a juegos de mesa en casa, hemos notado una tremenda y muy positiva evolución en Simón. Ha aprendido un montón de cosas:

  • a explicar las reglas a sus amigos y familiares (mejorando notablemente su expresión oral)
  • a perder (encajando así mucho mejor las frustraciones)
  • a practicar numerosas habilidades que contribuyen a su desarrollo: coger cosas pequeñas (mejorando la pinza), contar, sumar, estrategias de juego
  • a consolar a los que pierden (aprendiendo así un poco a empatizar con los demás, algo tan complicado para este tipo de niños)
  • a desarrollar su imaginación (ahora se inventa juegos, con sus reglas propias, nos los explica a todos y nos pone a todos a jugar)

Y como muestra, un botón. Esta es la que se lía en casa cuando jugamos al Cocoricó:

En definitiva, los beneficios de jugar a juegos en familia nos parecen innumerables. Así que, ya sabéis…

El primer juego inventado por Simón

juego tapas_IMG_2086_r

Un día, Simón nos sorprendió con el despliegue que veis en las fotos. Nos vino con tres fichas de lego y un “rotu” para que le escribiéramos en cada cara “arriba, abajo, izquierda y derecha” y nos llevó al salón ¡se había inventado su propio juego!. Con las tapaderas de las papillas y el “dado”, se había fabricado su propio memo. Hay que tirar el dado y levantar una ficha en la dirección que indique y después, tienes que buscar su pareja. Si lo consigues, te quedas con las tapaderas y si no, le das la vuelta otra vez. ¡Ah! Si el dado cae de pie, pierdes un turno.

Ya ha jugado varias veces con su hermano e incluso se lo ha llevado a casa de los abuelos a jugar con ellos.

¡La imaginación al poder!

¡¡A jugar!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *