El cuento blandito del conejito (de Lilliputiens)

Raquel Libros y cuentos, Motricidad fina, Vocabulario y pictogramas 0 Comments

¿Habéis visto que chulería de libro? Este cuento blandito nos encanta.

Tengo que confesar que, cuando lo vi por primera vez en un vídeo de no sé qué, no paré hasta que descubrí cómo se llamaba y dónde conseguirlo. Y es que es una auténtica monería.

Veréis, es de tamaño grandote y se cierra con cremallera. Viene metido en una funda de plástico que también lleva cremallera. (Este detalle nos encantó ya que Simón lo de las cremalleras lo lleva regular y era una buena forma de practicar sin que lo viera como una obligación)

cuento conejo casita_IMG_2568_r

Los materiales son de una calidad excelente. Yo no entiendo mucho de telas, pero creo que el cuento tiene telas buenas porque lo lavas y sigue como nuevo (Bueno, yo lo he lavado siempre a mano, por si acaso 😉 ). Tiene muchas partes que se levantan así como un montón de complementos de quita y pon mediante velcro y otras cositas enganchadas con cuerdecitas.

Lo del velcro, al igual que lo de la cremallera, es genial con todos los niños, pero aún más con los que tienen problemas en la pinza o con poca fuerza en los dedos, ya que les obliga a trabajar ese aspecto pero de forma divertida.

Dentro del cuento,  te encuentras un conejito (con su ropita y todo 🙂  ) y las distintas páginas son un poco las rutinas del día a día.

Tienes 2 páginas en las que sale la cocina (la nevera se abre y dentro hay un biberón), las puertecitas de los muebles también se se abren…

cuento conejo casita_IMG_2539_r

Otras 2 páginas representan el baño: tiene su lavabo con espejo de verdad (a mis niños les encanta asomar al conejito al espejo para que se vea si está guapo 😆 ), su cepillo de dientes, la bañera, su toallita para secarse y hasta una ropita para cambiarse.

cuento conejo casita_IMG_2554_r

Cuando ya se ha bañado, secado y cambiado, se va a las dos últimas páginas, que son el dormitorio. Tiene varios juguetes que hay que recoger en el baúl de los juguetes y una camita (hasta con su muñequito para que el conejito no se ponga triste a la hora de dormir 🙂 )

Aparte de que el libro es genial para la motricidad fina, para conocer las rutinas diarias y todas esas cosas, lo cierto es que el librito es una auténtica chulería. Me pareció caro cuando lo compré pero, cuando lo recibí, flipé. Era mucho más grande de lo que esperaba y a mis peques les gustó también mucho más de lo esperado 🙂 Lo hemos llevado a casa de los abuelos, a los viajes, al médico… Nos ha dado y nos sigue dando mucho juego. De hecho, ahora incluso son ellos los que cuentan el cuento.

cuento conejo casita_IMG_2541_r

Es uno de esos juguetes de los que sabes que, aunque tus hijos crezcan, no los tirarás nunca (por si acaso alguna vez llegan los nietos… )

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *