Alfombra para el cuarto de juegos

Salva Decoración y almacenamiento 0 Comments

Una de las primeras cosas que recuerdo del primer neuropediatra al que llevamos a Simón es esto que nos dijo: hay que darle mucho cariño a estos niños; hay que fomentar el contacto físico y, sobre todo, hay que tirarse al suelo con ellos para jugar y aprenderlo todo jugando.

Nosotros ya jugábamos mucho con Simón pero bueno, decidimos que había que “tirarse al suelo” un poco más. Claro que… ese precioso suelo de mármol frío y duro… como que no apetecía mucho…

alfombra ciudad_2014-09-18 18.43.28_r

Total, que nos pusimos a buscar una solución. Encontramos alfombras demasiado pequeñas (queríamos “revolcarnos” de verdad con Simón) o demasiado peludas (ideales para que se llenaran de porquería rápidamente); alfombras que resbalaban (estupendas para darse una torta tremenda), alfombras carísimas y, por supuesto, alfombras sosas, pero que muy sosas.

Hasta que por fin encontramos esta alfombra-tapete de la ciudad. Es enorme (la nuestra mide 140×200, pero las hay de más tamaños), no resbala, se limpia bien con la aspiradora (es tipo tapete de juegos), no es excesivamente cara para lo que hemos visto por ahí y, estéticamente, es una chulería.

Representa una ciudad y a los niños les da mucho juego para usarla a modo de carreteras.

Hemos pasado infinidad de horas (y las que nos quedan) jugando en la alfombra. De hecho, se ha convertido en el elemento principal del cuarto de juegos.

Tanto nos gusta que estamos pensando en comprar otra un poquito más pequeña para el dormitorio de los peques. Si ahorramos un poquito y la compramos, ya os enseñaremos cómo queda y os diremos si sale tan buena con la que ya tenemos.

Sin duda, un acierto.

alfombra ciudad_2014-08-10 18.19.15_r

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *